Agronegocios Ecuador

.

BY: Florencia Lafuente

Source: WOBI

Amado, envidiado y codiciado, el entrenador de fútbol más exitoso de la historia, y desde ahora el mejor pago del mundo —US$ 22,7 millones anuales—, puede enseñarles mucho a las empresas sobre liderazgo. Es tenaz, humilde, ambicioso, generoso, inteligente. El líder del momento, ex entrenador estrella del Barcelona y flamante técnico del Bayern, de Munich, a los 41 años consiguió todo lo que un profesional puede soñar. Una nota con la participación exclusiva de los columnistas Pilar Jericó, especialista en talento, y Miguel Angel Violán, autor del libro El Método Guardiola.

Tenaz, humilde, ambicioso, generoso, inteligente. El líder del momento, ex entrenador estrella del Fútbol Club Barcelona y flamante técnico del Bayern, de Munich, a los 41 años consiguió todo lo que un profesional puede soñar en su carrera: éxito, reconocimiento, admiración de sus pares, devoción de los fans y amor incondicional de sus dirigidos.

"Una despedida", se tituló la conmovedora columna que el prestigioso escritor catalán Enrique Vila-Matas, autor de libros memorables como Bartleby y Compañía y Dublinesca, escribió en el diario El País en junio de 2012 cuando Josep “Pep” Guardiola (41) renunció como entrenador al club de sus amores. Vila-Matas es socio del Camp Nou desde 1957 (tenía tres años), fecha de su inauguración como el estadio oficial del Fútbol Club Barcelona. Sin imaginarlo, su padre, fanático del equipo azulgrana, lo había registrado y marcado para siempre.

“Nadie es tan consciente como Guardiola de que ha quedado atrapado en un laberinto sin salida —dice Vila-Matas—. Nos recuerda a Tom Buchanan, aquel ex futbolista y personaje de El gran Gatsby, de quien el narrador de la novela nos dice que está condenado a pasar el resto de su vida ‘buscando ansiosa y eternamente la turbulencia dramática de algún irrecuperable partido de fútbol’.”

Para Vila-Matas, la exitosa gesta de Pep como técnico del Barça es una fatalidad de la que no hay regreso. “Pase una cosa u otra, haya paz o haya guerra, todo lleva a pensar que Guardiola ha quedado encadenado de por vida, y ya podremos verlo entrenar a la selección chilena y a la francesa, al Bayern o al Chelsea, pero su verdadero destino siempre estará ahí, esperándole.”

Inconsolable, el escritor catalán encarnaba la amargura de los jugadores, los fans, y hasta el fútbol todo como deporte por la inesperada decisión del exitoso entrenador, el mejor que jamás tuviera el club. “Estoy vacío y necesito llenarme; quiero recuperar la pasión”, dijo Guardiola en su discurso de despedida. Y, característico de su estilo de liderazgo tranquilo y generoso, se mostró agradecido a los jugadores “por hacer realidad los partidos que yo había imaginado. Eso no tiene precio”, señaló.

El entrenador argentino Marcelo Bielsa, gran admirador de Pep, y a quien éste consideró siempre un maestro, expresó su congoja diciendo que era una lástima su partida, y que “su presencia le dio brillo al deporte. Lo que hizo es inolvidable”.

Fin de la historia. Guardiola se marchó a Nueva York para disfrutar de un año sabático junto con su mujer y sus tres hijos, se instaló en la zona más chic de Manhattan, el Upper West Side, y todo siguió su curso. En su lugar quedó su ayudante y ex compañero como jugador en las categorías inferiores del Barça, Tito Vilanova, una nueva apuesta del club al liderazgo interno. 

Pero pronto, el cuento dio un giro inesperado. El “noi de Santpedor” (en catalán, “niño de San Pedro”, el pueblo de agricultores al norte de Bages, en la Cataluña central, donde nació Guardiola), más abrumado por las nuevas ofertas de trabajo que por el cansancio, decidió que ya había tenido suficiente, y aceptó dirigir al Bayern, de Munich, desde el mes de julio de 2013 y por tres temporadas.

“El dinero no ha sido el motivo”, dijo cuando se hizo público que su salario sería de US$ 22,7 millones anuales; el más alto de la industria. Entre las razones de su elección pesó el orden del club alemán, el respeto por las jerarquías, y hasta la menor presión de la liga en términos de exposición.

En el puesto de técnico, Guardiola reemplaza a Jupp Heynckes, cuyo sueldo ascendía a US$ 7 millones. Confesó “Pep”: “He extrañado el juego en sí y, además, me sentí querido por la gente de club”. De hecho, se rumorea que el contrato con los alemanes es inferior en términos económicos a lo que le habían ofrecido el Manchester City, el Chelsea y hasta la liga italiana.

“Pep Guardiola es uno de los entrenadores más exitosos del mundo —declaró el presidente del Bayern, Karl-Heinz Rummenigge—. Estamos seguros de que traerá mucho brillo no sólo al club, sino también al fútbol alemán.” A Rummenigge —ex futbolista, dos veces Balón de Oro europeo y ganador de la Eurocopa 1980— se le notaba la euforia contenida por su buena estrella.

No cabe duda: el noi de Sanpedor es el héroe del momento. Ha sido el entrenador más joven en conseguir dos Ligas de Campeones —conocidas como “Champions”—, el torneo internacional europeo más importante de clubes de fútbol, y el sexto en quedarse con el máximo título europeo como jugador y como técnico.

De manera consecutiva, Pep se alzó con los seis títulos mejores posibles: la Copa del Rey; el título de Liga; la Liga de Campeones de la UEFA; la Supercopa de España; Supercopa de Europa, y el Mundial de Clubes. Fue el único técnico de fútbol de la historia en conseguir los seis títulos en un mismo año. Ganó 14 trofeos de 19, y 11 finales de las 12 que jugó como entrenador. Es un apasionado del fútbol, que practica desde los tres años. “He descubierto temprano en mi vida esta vocación, y tengo la enorme suerte de que me paguen por lo que más amo hacer”.

Pero además, Pep, como buen líder —algo que ha destacado Jack Welch sobre sí mismo— tiene talento para captar talento.

Llegó a La Masía, la cantera del Barça, en 1984. Tenía 13 años. Jugó en las juveniles durante seis temporadas, hasta que en 1991, Johan Cruyff, ex futbolista neerlandés (Balón de Oro en tres ocasiones) que entrenó al Barça desde 1988 hasta 2009 y fue mítico por los triunfos conseguidos —que finalmente Guardiola superó—, lo convocó para jugar en el primer equipo.

Dicen que jugando, Pep Guardiola ya era una “extensión del entrenador que estaba llamado a ser”.

En una entrevista con el diario Sport.es, Marcelo Bielsa lo definió como un técnico “que ha construido un equipo que estableció diferencias con el fútbol de los últimos 25 años. Construyó un fútbol mejor y diferente, ejecutado por los futbolistas que eligió, que imaginó”.

Pep y Bielsa se encontraron una vez, hace años, en el campo del argentino cercano a la ciudad de Rosario provincia de Santa Fe, y charlaron durante 11 horas sobre fútbol. Guardiola se preparaba para dirigir al Barcelona B, y quiso juntarse con técnicos que consideraba clave. Después del encuentro, Bielsa se convirtió en un referente de Guardiola, que hacía menciones frecuentes sobre el técnico en el vestuario.

En su libro La Roja; el triunfo de un Equipo, Juan Carlos Cubeiro, director de Eurotalent y profesor en las universidades San Pablo-CEU y ESADE, y Leonor Gallardo, doctora en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y profesora en la Universidad de Castilla-La Mancha, subrayan que el liderazgo de Guardiola se consolidó gracias a que tuvo buenos coachs. Entre ellos, Johan Cruyff, Louis Van Gaal, el neerlandés que también fue entrenador del Bayern de 2009 a 2011, que lo dirigió a “Pep” en 2000 y que cree que su gran valor como jugador era su capacidad para estructurar el juego gracias a sus habilidades de comunicación. O Juanma Lillo, con quien nunca coincidió en equipo alguno a pesar de que ambos estuvieron en México, pero fue su gran mentor técnico y consejero, al igual que Manuel Estiarte, su mejor amigo, considerado el mejor jugador de waterpolo de todos los tiempos y ex responsable de las Relaciones Externas del Barça. (Estiarte renunció cuando Guardiola se fue del club.) “El secreto de Guardiola ha sido transmitir valores al equipo —dice Estiarte—. Que los jugadores supieran que hay algo más que el fútbol.”

El mediocampista Xavi Hernández dijo cierta vez: “Guardiola es muy inteligente, y ése es el secreto; cómo convence, cómo te motiva, cómo trata a los cracks del equipo”.

“La multiculturalidad es uno de los ingredientes esenciales en el nuevo liderazgo —escriben los autores de La Roja—. Guardiola ha jugado, tras sus 17 años en Barcelona, en el Brescia (junto con el célebre Roberto Baggio), la Roma, en Italia, el Ah-Ahli, Qatar (allí estuvo con Batistuta y Caniggia), y los Dorados de Sinaloa, de México. Un quinquenio en el que aprendió mucho. Para ser creativo, para tener mentalidad global, para ‘salir de la caja’, la multiculturalidad es imprescindible.”El Barça defiende abiertamente la diversidad y la integración frente a la xenofobia. Si bien fomenta la formación de equipos a partir de la cantera, la historia del club sería otra sin los húngaros Franz Platko y László Kubala, Cruyff, los brasileños Romario y Ronaldinho y hasta el argentino Lionel Messi.

Amado, envidiado y codiciado, el entrenador de fútbol más exitoso de la historia, y desde ahora el mejor pago del mundo —US$ 22,7 millones anuales—, puede enseñarles mucho a las empresas sobre liderazgo. Es tenaz, humilde, ambicioso, generoso, inteligente. El líder del momento, ex entrenador estrella del Barcelona y flamante técnico del Bayern, de Munich, a los 41 años consiguió todo lo que un profesional puede soñar. Una nota con la participación exclusiva de los columnistas Pilar Jericó, especialista en talento, y Miguel Angel Violán, autor del libro El Método Guardiola.

 Cuatro años al frente del Barcelona —de 2008 a 2012—, pleno de triunfos, probaron con creces que Pep es un hombre ambicioso, aunque sencillo y humilde. Tiene a su ego dominado: no da entrevistas, y cuando se le pregunta por las causas de su éxito, siempre habla de sus jugadores.

Ese es su estilo de liderazgo. Generoso, inteligente, emocional, alegre, entusiasta, discreto, reflexivo, obsesivo. Conocido por dedicarle horas a estudiar los videos de los partidos de sus rivales y los suyos, se la pasaba imaginando estrategias para ganarles. También analizaba los videos con su propio equipo para detectar errores y jugadas que era necesario mejorar.

Cuando Guardiola asumió como técnico del Barça era apenas un principiante. No había entrenado jamás a un equipo de primera división. Llegó al club en un momento de crisis: dos años sin ganar títulos y rencillas internas de poder habían desgastado al Barcelona. Pero su liderazgo simple, cortés, de trabajo duro y voluntarioso, sus valores profesionales y personales, su compromiso y falta de arrebato para castigar a los jugadores y su cariño para alentarlos, fue tan inspirador, que logró sacar lo mejor de cada miembro del equipo, y con eso consiguió rápidamente el éxito que han alcanzado pocos equipos en el mundo, como el holandés Ajax, el escocés Celtic, el inglés Manchester United y el PSV Eindhoven, de los Países Bajos.

Jaime Pereira, consultor experto en gestión de personas, define el estilo de liderazgo de Guardiola como “elegante”. Pereira lo conoció en su época de jugador, y “ya entonces —señala— se veía con claridad que tenía madera de líder. Me decía que él era el organizador del juego pero que nunca mandaba, no tenía vocación de ‘mandón’. ‘Mi papel’, me comentó, ‘es hacer que el balón corra por el campo para que mis compañeros rematen la jugada’. Me insistió varias veces que el fútbol es un deporte de equipo, y que si éste falla, fallan todos. Pep era un jugador elegante y muy listo. Jugaba con los pies y dominaba con la cabeza”.

Pep hace sentir a sus jugadores cerca de él. “Cuando hace algún cambio durante el partido, felicita al que sale y reta al que entra”, señala Pereira. “Hay que hacerlo muy bien para que esa cercanía no reste autoridad al líder. Sus reglas son claras, el respeto es lo más importante.” Básicamente, la elegancia en el liderazgo se trata de decir lo bueno y lo malo con estilo y transparencia, para que sea entendido y aceptado como una norma justa. Y cuando los partidos no finalizaban como a el  le habría gustado, Guardiola hablaba enseguida con los jugadores en el vestuario. “La inmediatez de los hechos hace que el equipo capte mejor los mensajes.”

“No pasa nada”, solía decirle a su equipo después de un juego perdido. “Nos sirve como aprendizaje. Ni antes lo habíamos ganado todo, ni ahora lo hemos perdido.” Una rara avis que ejerce un liderazgo sosegado aunque apasionado. Los jugadores festejaban los títulos; él siempre se mantuvo un paso al costado (aunque al final terminaran tirándolo por los aires).

Su liderazgo contribuyó a hacer del FC Barcelona uno de los mejores equipos de todos los tiempos en la historia del fútbol. Su estilo táctico se convirtió en la envidia de otros, y ha sido muy estudiado por el mundo del deporte.

El presidente del Barcelona, Sandro Rosell, describió a Guardiola como su mejor entrenador. Su filosofía basada en el trabajo en equipo y la generosidad, lejos de fomentar el individualismo o a las superestrellas, alentaba un estilo de juego que privilegiaba el pase de pelota por todos los jugadores para valorar cada posición.

“Perdonaré que jueguen bien o mal, pero no que no se esfuercen”, dijo Guardiola cuando asumió como entrenador. Supo transformar el talento individual en colectivo, poner a las estrellas al servicio del grupo. Y cuando eso no sucedió, también supo deshacerse de personalidades egocéntricas como el portugués Deco, el brasileño Ronaldinho y el camerunés Samuel Eto’o. Los consideraba “tóxicos”, generadores de ambientes negativos. Fue en 2008, apenas asumió. “Es lo mejor para el equipo y el club —explicó Guardiola—. Eto’o es un jugador maravilloso. Nos ha dado goles y sacrificio. Sin él no hubiéramos ganado todo, estoy seguro, pero después de ganar toca cambiar. Me lo dice la experiencia como jugador. Lo más sencillo sería no hacerlo. Pero siento que saldrá bien. Si me equivoco, la responsabilidad será sólo mía. El trayecto será duro, pero persistiré.”

Juan Carlos Cubeiro, coach, director de la consultora IDEO Business, destaca que el verdadero talento incluye habilidad y compromiso, y “este último cada vez pesa más en esa fórmula. Los jugadores despedidos tenían poco compromiso con el club. Jugaban más para sí mismos”. ¿Cuál es la lección?, se pregunta. “Que la actitud y, por tanto, el compromiso, son más valiosos que la habilidad. Conocimientos y habilidades se pueden aprender, pero el compromiso es parte de uno.” Guardiola lo sabía mejor que nadie. Líder nato, capaz de unir estrategia con disciplina y creatividad con táctica, si bien nunca dejó de ser crítico con sus jugadores de modo de lograr su mejor desempeño, su intuición, creatividad, su capacidad de innovar y su humildad hicieron de él, el entrenador más respetado, hasta tal punto de que sus decisiones no se debatían.

Un ejemplo de su modestia: cuando fue nominado al prestigioso galardón Príncipe de Asturias de los Deportes, en 2009, a los 38 años, Guardiola, muy agradecido, rechazó la propuesta. “No soy merecedor de esta prestigiosa distinción. Hay otros candidatos mejores que yo”, dijo sin temblarle la voz.

Ese mismo año, al igual que en 2011, fue nombrado mejor entrenador del año por la IFFHS (Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol). También en 2011, el Parlamento de Cataluña le otorgó la Medalla de Honor en reconocimiento a su trayectoria como deportista de elite.

Conversaciones sobre el futuro” se llama el video auspiciado por el español Banco Sabadell, muy visto en YouTube, que consiste en una charla entre el ex técnico del Barcelona y el célebre cineasta español ganador de un Oscar, Fernando Trueba. Hablan sobre el porvenir y el liderazgo.

“Tengo nostalgia de ser jugador —le dice un Guardiola tranquilo a Trueba—. De estar en esos lugares en donde ellos están, los vestuarios… antes, después de jugar. Pero yo, con 25 años, ya quería ser entrenador.”

“Alcanzaste el futuro que querías —le dice Trueba—; y ahora, ¿cómo te sientes?”

“No hay día en que no piense que mañana me voy —le responde Guardiola—. Trabajo mejor sabiendo que tengo la libertad de planificar mi futuro. Los contratos que te obligan a estar mucho tiempo ligado con un club y terminan a disgusto me angustian.”

Guardiola agrega luego que él se siente incapaz de planear algo más allá de un plazo de medio año. “Me canso. Sí disfruto imaginando el partido que sucederá mañana, soñando qué va a pasar. Y a menudo sucede lo que sueño.”

Explica su pensamiento técnico de manera muy sencilla y frontal: “Lo que hago es reflexionar: si estos tipos hacen estas cosas, y nosotros hacemos estas otras, los vamos a ‘joder’. Al final es un juego. Lo hemos pervertido, lo hemos convertido en un negocio, pero olvidamos que lo que da sentido a mi profesión es que se trata de un juego, en el que uno desea hacer las cosas mejor que el otro y viceversa. Soñarlo y transmitirlo a mi gente sobre cómo hacerlo, ese es el motor de mi profesión. Es conocer al contrincante para superarlo.” Y añade que si gana, “no lo tomo así; lo más bonito que me puede suceder es que aquello que he transmitido a mi gente que debía pasar en el minuto 10, realmente pase. Es mi momento de mayor plenitud”.

Finalmente, confiesa que “lo más difícil es sacar lo mejor de las personas. La mayor mentira que existe en el deporte es que todos son iguales. Esto lo aprendí del entrenador de vóley argentino Julio Velasco, que revolucionó el deporte en Italia. Me dijo: ‘Nadie es igual a otro ni todos deben ser tratados de la misma manera. Sí con el mismo respeto’. Para sacar lo mejor de cada uno, es probable que uno deba hacer diferentes cosas con cada cual.”

“Por eso, a un jugador lo llevo a comer, a otro nunca le hablo de táctica ni del contrario delante de sus compañeros, a un tercero le hablo en privado en mi despacho, y con el resto directamente charlo sobre lo que hacen en su tiempo libre. Qué decirles, cómo seducir a cada uno, llevarlo a tu terreno, es lo más fascinante de este trabajo para conseguir lo mejor de la persona.”

Juan Carlos Cubeiro, que ha estudiado las cualidades de liderazgo de Guardiola, señala que “es un hombre enormemente esforzado, además de ser muy equilibrado emocionalmente. Ante los resultados deportivos, no cae en la euforia ni en la apatía”. Algo destacable porque, según explica, “más del 90 por ciento de la habilidad del liderazgo es inteligencia emocional: cómo se canalizan las emociones y cómo se trasmiten después”. Guardiola trabajó mucho en transmitir tranquilidad, lo cual le quitó presión a su gente. Y es un gran motivador. Los autores de La Rojacuentan que antes de la final de la Champions League contra el Manchester United, Guardiola muestra a su equipo un video de la película Gladiador, hecho con imágenes de los mismos jugadores. El detalle: la primera imagen que aparece es la del tercer arquero, al que jamás le toca entrar. Para Guardiola, todos sus jugadores son importantes. Después de ver el video, el Barça arrasa con su rival. Carles Rexach, segundo entrenador de Johan Cruyff, le había enseñado a Pep que un técnico debe “pensar un 30 por ciento en el equipo y un 70 por ciento en todas las otras circunstancias que lo rodean”. Pep es un líder que no teme brillar a través de los miembros de su equipo. Cree que eso de que los entrenadores están por encima de los jugadores es un engaño. “Nosotros estamos en un nivel superior porque dependemos de ellos para conseguir lo que pretendemos.” Tánia Escala, consultora de Actitud Comercial, dice que Pep encarna el management del siglo XXI. “Ejemplo de las últimas teorías, dirigió el mejor equipo de fútbol del planeta con una naturalidad colosal. Es el paradigma del líder que sirve a su equipo.”

 

Cuando en abril de 2012 el Barça quedó eliminado en las semifinales de la Champions ante el Chelsea, Guardiola convocó una reunión en su casa: “Los dejo”. Nadie logró que modificara su postura. Ni su gran amigo Manuel Estiarte, ni los mensajes de los jugadores que no cesaban de enviarle SMS: Xavi, Andrés Iniesta, Víctor Valdés y, sobre todo, Messi, quien después de la partida del técnico confesó: “Le debo todo. Quiero agradecerle desde el fondo de mi corazón por lo que le ha dado a mi carrera y a mí como persona”.

Los jugadores del Barça declararon que querían que Guardiola continuara “muchos años más”. Iniesta señaló que el equipo pensaba que Guardiola era una pieza básica, si no la más importante, para que todo funcionara. El brasileño Dani Alves llegó a expresar: “Sin Guardiola, no somos nadie. Perderlo no pasa por mi cabeza”. Gerard Piqué: “Él me dio la oportunidad de vivir algo tan bonito como estos años en el Barça, y eso se lo voy a agradecer siempre. Es fundamental en el vestuario, y desde el primer año nos ha dado tanto que todo el mundo quiere que continúe, pero no le discutiré su decisión”. El diarioThe Sun resumió así su partida: “Después de entrenar a este club, lo mejor sería que dejara el deporte y se dedicara a la jardinería o a la pesca, o al triste e indigno oficio de columnista deportivo”. Vila-Matas fue más lírico, aunque igual de contundente: “Comentaba Javier Mascherano: ‘Le pregunté a Messi si era consciente de que había marcado 72 goles en una temporada. Por suerte, no lo es. Aunque pueda que no sea humano, es bueno que Messi siga pensando que lo es’. Estas palabras nos proporcionan una inevitable conjetura: no ser consciente de lo que está logrando le permite a Messi seguir en el Barça más feliz que nunca, mientras que a Guardiola le sucede lo contrario: no sigue como entrenador porque es demasiado consciente de lo alcanzado. Es más, intuyo que nadie es tan consciente como Guardiola de que ha quedado atrapado en un laberinto sin salida. Porque Pep se retira a descansar, pero todo el mundo sabe que volverá, que no podrá escapar ya jamás de su destino barcelonista”.

Pep Guardiola

Fuente: Pluriconsultoría

247 partidos jugados

179 partidos ganados

47 empatados

21 perdidos

638 goles con 181 en contra en la primera división = 457 goles a favor

Efectividad en el desempeño: 72%

 

Los 5 entrenadores de fútbol que más ganan

1. Pep Guardiola (Bayern, Munich): US$ 22,7 millones

2. José Mourinho (Real Madrid, España): US$ 20,45 millones

3. Carlo Ancelotti (PSG, Francia): US$ 18 millones

4. Marcelo Lippi (Guangzhou, China): US$ 13,36 millones

5. Alex Ferguson (Manchester United, Reino Unido): US$ 12,56 millones

Guardiola, Messi y el octavo hábito

Estratosférico: Relativo a la estratósfera, capa de la atmósfera comprendida desde los 12 a los 100 kilómetros de altura.

Tal adjetivo se ha puesto de moda  en la prensa española para calificar la trayectoria del jugador argentino Lionel Messi por  lo inalcanzable: 91 goles en 2012. Una historia incomprensible sin conocer el papel jugado por el Barcelona, club que creyó en la genialidad de Messi, financió su tratamiento médico para superar problemas de crecimiento y le inculcó los valores de la Masía azulgrana, la gran fábrica de talento comparable con el Massachusetts Institute of Technology, el celebérrimo MIT.

A su llegada, hace cinco años, al primer equipo como entrenador, Pep Guardiola escogió a Messi como piedra angular de su proyecto.

Lo apartó de las malas compañías (especialmente de un Ronaldinho desnortado), corrigió sus pésimos hábitos dietéticos y lo sometió a un proceso de coaching intenso. Hizo girar además todas las piezas a su alrededor, especialmente a los ultratalentosos jugadores Xavi e Iniesta. 

Guardiola reveló así su capacidad para hacer mejores a los suyos.

Un liderazgo basado en una doble exigencia: afina de continuo tu talento, y no cedas en tu compromiso. Talento y compromiso han llevado al Barcelona a la cima del fútbol mundial. La gestión de Pep es un ejemplo brillante de dirección por valores.

Tal como sostengo en mi libro El Método Guardiola (en su quinta edición), bien hiciera la sociedad occidental —en especial la española— en emular el ejemplo de Pep: las empresas, los sindicatos, los políticos, la sociedad civil. Allí donde hay personas, hay valores en juego. Y los valores mostrados por el Barça de Guardiola se han demostrado ganadores: el esfuerzo, la solidaridad, el sentido de la belleza, la resiliencia ante la adversidad, el respeto al rival.

El Barça practica un fútbol con ética y con estética. Cuanto emana de él es aplicable más allá de ese deporte, como detallo en las conferencias que doy por el mundo en calidad de “guardiólogo”: analista transdisciplinario de la trayectoria de Pep Guardiola.Guardiola, de 41 años, entroniza el sentido común. Por tal entiendo “saber pensar en los demás”. Una cualidad para generar confianza, antesala del éxito. Por ello subtitulo mi libro, Por qué los líderes con sentido común obtienen resultados descomunales.

En 2012 murió un extraordinario compilador del saber: Stephen Covey, autor de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva. De su obra se infiere que  Guardiola —posiblemente sin haber leído a Covey— practica estos sabios hábitos. Es por ello un-entrenador-altamente-efectivo. El difunto Covey nos hablaba también de un “octavo hábito”: la capacidad de un dirigente de inspirar a sus sucesores. De transmitir su grandeza. De ser antorcha que prende otras antorchas.

Pep lo ha hecho en su club. Tras su marcha, quedó un equipo solvente de entrenadores y una columna vertebral de jugadores de altas capacidades. Fructificó el octavo hábito. Messi, a sus 25 años, puede pulverizar algunos récords más en el próximo lustro. Pero serán marcas cuantitativas. Su gran reto cualitativo es erigirse en el nuevo líder actitudinal de su equipo, facilitar el desembarco de aquellos jóvenes que algún día lo relevarán, y saber escoger el momento de su marcha. Siempre con una sonrisa humilde en los labios. Acariciando el balón. Dejando semilla de grandeza. En eso consiste el Octavo Hábito.

Ponga un Guardiola en su empresa


Por Pilar Jericó*

El 27 de mayo de 2009, el Barça terminó antes de lo habitual su calentamiento en el estadio Olímpico de Roma para la final de la Copa de Europa contra el Manchester United. ¿El motivo? La proyección de una película que había preparado Pep Guardiola sobre los mejores momentos de la temporada, con imágenes intercaladas de la película Gladiador y música de “Nessun dorma”, una de las arias más conocidas de Turandot, la ópera de Giacomo Puccini. Todo ello en siete minutos, en una pantalla gigante, y en el “silencio” de un estadio a punto de reventar de hinchas de ambos equipos.

Fue una clara señal de inteligencia emocional, y de saber que para sacar lo mejor de un equipo hay que tocar la fibra heroica de cada uno de sus integrantes. Algo que se consigue con imágenes, con música y, lo más importante, con una forma de gestionar determinada. Independientemente del club del que seamos seguidores, no cabe duda de que Guardiola ha sabido dar una clase magistral de liderazgo en muchos aspectos. Por una parte, su inteligencia emocional, capaz de hacer sentir importantes a todos los miembros de su equipo, y hacerles entender que sólo en equipo se consiguen los tripletes.  Las historias del fútbol y de las empresas están llenas de épicas individuales, pero con escasa creación de talento organizativo. El talento de equipo requiere dosis de talento individual pero, sobre todo, orgullo de pertenencia, generosidad y humildad para conocer cuál es el espacio de cada uno.

La humildad ha sido una de las características del carácter de Guardiola cuando era jugador: “Cada vez que tomaba un balón miraba a los demás”. También quien fue su entrenador, Johan Cruyff, narra una anécdota que pone en evidencia su carácter. En 1997, cuando Guardiola era capitán del Barça, Rivaldo se sumó al equipo. Cruyff los invitó a comer una noche, y dice haberse maravillado por la admiración que Guardiola sentía hacia Rivaldo, a pesar de que él era el líder del vestuario. Está claro que la humildad también abre puertas para crear historia en el fútbol. ¡Qué lástima que no haya tanta en las empresas! También ha sido firme en determinados momentos, algo que no siempre es fácil. Y Pep ha sabido hacerlo: desde exigir a sus jugadores puntualidad e imponer una penalización económica que más de uno tuvo que pagar por no cumplirla, a enfrentarse a grandes estrellas para recordarles cuál era su papel en el equipo. Pero la firmeza sin calor humano no hace vibrar a las personas. Y es obvio que el Barça, durante la etapa de Guardiola como entrenador, despertó pasión. Un hombre inteligente, Guardiola siempre tuvo muy claro cuáles eran los objetivos que debía alcanzar y la forma de crear historia en su club. Como dijo en 2009, antes de jugar la final de la Copa de Europa: “Si perdemos será por no hacer bien las cosas”. Además, reúne las cualidades de un líder que genera compromiso: hizo soñar a su equipo, logró que cada uno de los miembros se sintieran útiles e importantes, y predicó con el ejemplo de su forma de actuar.  El club también supo confiar en él y darle el espacio que merecía. Basta tener en cuenta que el mayor mérito de Guardiola como entrenador había sido pasar de Tercera División a Segunda B. Sin embargo, en mayo de 2008, sin ninguna experiencia en Primera División, la Junta Directiva del Barça lo nombró entrenador del equipo mayor. Fue un excelente ejemplo de talento + oportunidad = éxito. Existen grandes talentos en las empresas a los que no se les da la opción de poder desarrollarse.

 

(*) Pilar Jericó es directora de Be-Up, consultora en innovación y gestión de personas con sedes en España y la Argentina. es autora de best-sellers como Gestión del Talento y Héroes Cotidianos.

 

 

Los aforismos del  PEP

“El secreto de un buen equipo está en el orden, que todos sepan lo que hay que hacer.”

“Perdonaré que no acierten, pero no que no se esfuercen.”

“Lo que te hace crecer es la derrota.”

“El talento depende de la inspiración, pero el esfuerzo depende de cada uno.” 

“El miedo a perder es la razón fundamental para competir bien.” 

“Me jode perder, incluso, al futbolín.”

Fuente: www.wobi.com/agronegocios.com.ec

Vistas: 235

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Agronegocios Ecuador para agregar comentarios!

Únete a Agronegocios Ecuador

CALENDARIO LUNAR?

CLICK AQUI.

© 2017   Creada por agronegociosecuador.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio