Agronegocios Ecuador

.

Made in Italy

Agronegocios y revista el Huerto fueron invitados a Italia para investigar el desarrollo de la agroindustria de ese país. Esta vez les presentamos un análisis de cómo muchas actividades bajo la marcaMade in Italy son promovidas por la comisión de comercio italiana utilizando fondos públicos y privados. Los mayores productores del país también empujan la estrategia pero muchas veces su entusiasmo es silenciado por algunas razones que expondremos a continuación.

 

Italia es un exportador exitoso de productos agroindustriales procesados, muchos de los cuales dependen de ingredientes importados para poder mantener o incrementar su producción.

 

Con la caída reciente de la demanda doméstica, los mercados de exportación son el principal motor de crecimiento en el sector primario y procesado de alimentos. Parte de esta estrategia promueve alrededor del mundo la principal idea de que la comida italiana es de calidad. La mayor parte de asociaciones de productores apoyan activamente esta estrategia, así como importantes organismos gubernamentales.

 

La estrategia es llevada a cabo por dos razones:

 

1.- La producción italiana es ineficiente y no puede competir en precios en el mercado global. 2.- La reputación de la calidad de la comida italiana (fresca, natural, saludable y tradicional) representa una oportunidad para competir.

 

El gobierno trabaja en varias aristas

Localización geográfica

 

Las localizaciones son vistas como herramientas de diferenciación entre los productos artesanales italianos y sus menos costosos competidores genéricos. Bajo ciertos parámetros esta estrategia de mercadeo puede ser muy exitosa logrando como resultado mayores ventas y rentas para los productores, esto explica el éxito del Prosciutto de Parma y el ParmiggianoReggiano en los Estados Unidos, así como los vinos con denominación de origen (DOC).

 

Las asociaciones de productores italianos, creen que el sistema de protección europea de localización geográfica defenderá la producción local de sus similares sustitutos en los mercados locales e internacionales.

 

La estrategia falla cuando no existe la diferenciación de productos ó es difícil identificar un valor superior o simplemente donde la producción es muy pequeña, fragmentada y costosa para competir.

 

Modificación genética de alimentos y cultivos

 

Ya que la ineficiencia italiana en la producción agrícola es asumida como inevitable, no existen razones para la introducción de nuevas especies genéticamente modificadas como ingredientes de los alimentos que pudieran confundir a los consumidores convencidos quelas ofertas del Made in Italyson tradicionales y orgánicos.Por esta razón los partidos políticos y las asociaciones de productores tienen una posición anti modificación genética.

 

Denominación de origen

 

De esta forma los productores aseguran a los consumidores la procedencia de los alimentos y sus componentes. El Ministerio de Agricultura apoya esta postura. La presunción es que el conocimiento llevará al consumidor italiano a evitar los productos extranjeros debido a la falta de calidad y la cuestionable seguridad. De hecho esta es la bandera de quienes apoyan Made in Italy. Una vez más la estrategia es diferenciar los productos en el mercado. Desafortunadamente este enfoque ignora completamente el precio como factor importante de la toma de decisiones de los consumidores.

 

Falsos productos italianos

 

Quienes apoyan la estrategia Made in Italy necesitan diferenciar exitosamente sus productos en los mercados para poder vender sus costosos productos. Esto ha llevado al sector público a financiar intensivas investigaciones de mercado (específicamente de las perchas) en mercados internacionales particularmente en Norteamérica para identificar los falsos productos italianos.

 

Estos estudios han sido utilizados para exaltar la indignación italiana sobre productos y prácticas italianizadas en el exterior, y han logrado motivar al gobierno para ejercer presión a la Unión Europea sobre el ítem localización geográfica, como un antídoto en las negociaciones de la Doha.

 

Desafortunadamente para la campaña Made in Italy la gran cantidad de falsos productos están utilizando nombres italianos perfectamente legales e imágenes de uso común en lugar de infringir marcas registradas o desinformar al consumidor sobre la procedencia del producto,como si fueran hechos en Italia. Naturalmente las comunidades de inmigrantes son conductores de la demanda de alimentos italianos, quienes hacen posible que productos no italianos usen su lenguaje.Desde la perspectiva de la campaña Made in Italy, estos productos frustran los objetivos, al ser por lo general, más baratos y de diferente calidad que los producidos en Italia.

 

                                                                   Como punto final tenemos las organizaciones que públicamente apoyan esta estrategia. Mientras las organizaciones y los responsables de crear las políticas apoyan, los grandes fabricantes de alimentos tienden a usarla poco.

 

La mayor parte de los grandes productores tienen sus propios recursos para promover sus productos (también se enfocan en la italianidad de sus productos como valor) los mismos que son elaborados también con algunos ingredientes importados. Italia importa trigo, aceite de oliva, maíz, soya, leche, tomate, nuez, café, chocolate y carne, cerdo,entre otros, para procesar o alimentar a los animales que serán procesados. Las organizaciones de pequeños productores y los políticos profesan la campaña Made in Italy como sinónimo de cultivado o criado en Italia, lo cual claramente no es verdad.

 

Entonces ¿dónde los grandes productores hacen pública su posición sobre Made in Italy?

 

Pues ellos, en líneas generales, no apoyan la moción de etiquetar la proveniencia de todos los ingredientes. El sector depende de los insumos importados así como de los mercados del exterior. En segundo lugar estos mismos productores conocen que la lealtad de sus marcas sobrepasan al Made in Italy, pero cuando las dos propuestas trabajan en conjunto, cuentan con mejores resultados.

 

Adicionalmente, los productores no quieren confundir a los consumidores con productos hechos con ingredientes italianos y otros productos que no lo sean en su totalidad, ya que como es normal, ellos quieren que los consumidores simplemente compren sus productos.

 

Los promotores del Made in Italy, lidiaron con otro problema, recientemente los datos sobre falsos productos italianos vendidos en América fueron revelados. Un gran productor italiano en EEUU estuvo preocupado por ser catalogado como fabricante de esos productos falsos. El problema fue superado y sus productos fueron incluidos bajo el paraguas Made in Italy, entendiéndose que para su elaboración fueron usadas verdaderas recetas italianas. Sin embargo, no fue una buena noticia para la asociación de pequeños productores ya que esto remarca que la comida de calidad italiana puede ser perfectamente fabricada fuera de su país.

 

Los observadores del Made in Italy temen que mientras las asociaciones italianas se enfocan en lo que ellos llaman “calidad”, la agricultura y agroindustria italiana seguirá siendo poco competitiva. Y que para sobrevivir en calidad deberán solucionar los problemas de producción fragmentada, complejos canales de distribución, falta de investigación y tecnología ya que el seguir manteniendo la bandera del Made in Italy simplemente asegurará que los pequeños productores permanezcan en la ineficiencia. Contenido gracias a USAID

Ver más

© 2017   Creada por agronegociosecuador.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio