Agronegocios Ecuador

.

Santa Clara ha exportado 15 mil kilos de ají

En su terreno de 2.500 metros cuadrados, ubicado en el sector El Santuario, en el cantón Santa Clara, Pastaza, se cosecha ají tabasco. Es decir la planta o materia prima que luego se transformará en aquel producto envasado que se expende en los supermercados.

La cosecha, que demora 4 meses de siembra, le pertenece a Jenny Guatatoca, quien luego de recolectar el producto lo lleva a un centro de acopio ubicado en el kilómetro 46, en el sector de San Jorge. Allí es pesado, molido y almacenado.

Cada kilo lo vende a 90 centavos de dólar a la empresa Pro Ají. “Implica un ingreso económico significativo para mí y mi familia”, destaca. La venta de su cosecha le representa un ingreso de $ 40 semanales.

César Vargas, agricultor de la Pre Asociación Ana María, de la comunidad Rey de Oriente, recuerda que en una ocasión recogió 50 kilos al día. “Esto mejoró los ingresos familiares; lo invertimos en los estudios de mis hijos y en el sustento familiar”.

Las cosechas de Jenny y César reciben asistencia técnica de forma permanente a través del Proyecto de Innovación Tecnológica, Participativa y Productiva Agrícola (Pitppa), perteneciente a la Dirección Provincial del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap).

Hasta enero de este año, 25 agricultores de Santa Clara -divididos en asociaciones y agricultores naturales- se beneficiaron de la producción de ají. Existen cerca de 15 plantaciones en la zona, donde cada agricultor cultiva un cuarto de hectárea. El ají es procesado y convertido en pasta, para luego ser exportado a Estados Unidos, mediante la empresa Pro Ají.

Pablo Landívar, titular de la Dirección Provincial de Pastaza, resalta que los primeros contactos con esa compañía iniciaron en 2001.

“Empezamos las primeras pruebas de siembra del cultivo, luego se estableció el punto de molienda y se articuló la dinámica de siembra, asistencia técnica y comercialización. Los apoyamos con asistencia técnica permanente, apoyo a la comercialización y venta de la pasta de ají. Es una alternativa productiva de corto plazo, que dinamiza la economía familiar”, dice Landívar.

Además, el Magap mantiene un convenio con el Gobierno Autónomo Descentralizado Municipal del cantón Santa Clara, que apoya con la mano de obra para la limpieza y el arreglo de la planta donde se realiza la molienda.

En Santa Clara existen cultivos en El Capricho, la comunidad Rey de Oriente, y San Jorge.

Todo empezó en 2013

En Santa Clara, la producción de ají tabasco inició en noviembre de 2013, luego de que unos 45 agricultores visitaran cultivos de ese producto en Loreto, Orellana, y quedaran motivados para implantar la siembra en su territorio.

Uno de los agricultores, César, cuenta en qué consiste la capacitación del Magap: primero aprenden cómo cosechar ají y luego técnicas de fumigación de las plagas. Previo a la cosecha se usan fertilizantes para así mejorar el producto.

El técnico del Magap, Cristian Montatixe, dice que para este año “la visión es aumentar de 30 a 40 hectáreas la producción”.

Por ese motivo presentarán un proyecto al Programa de Innovación Tecnológica Participativa y Productividad Agrícola. Buscan financiamiento, adquirir semillas, fertilizantes e insecticidas.

Cada productor tiene sembrado un cuarto de hectárea; es decir, 2.500 metros cuadrados. “Eso es suficiente para cada familia porque la cosecha es muy trabajosa, hasta que el agricultor alcance un buen ritmo de trabajo”, expresó.

La recolección es manual

El ají es recogido en baldes de 5 a 10 litros. La cosecha se hace manual. “No tengo problemas con el olor del ají”, menciona Jenny, quien invita a otras personas a ser parte de este cultivo, “porque de a poco la producción mejora”.

Montatixe indica que por ahora el centro de acopio en San Jorge es suficiente para el almacenamiento del producto. Se tiene previsto aumentar el número de hectáreas de la siembra y enviar semanalmente la producción hacia la empresa Pro Ají.

La producción mensual actual es de aproximadamente 1.000 kilos, aunque puede aumentar, pero todo depende del estado del cultivo.

Según la producción se puede cosechar hasta 2 veces por semana. “Los productores dedicados a la producción de ají tienen la ventaja de que, por medio del Magap, existe una conexión directa con la empresa Pro Ají. Esto evita que el productor pase inconvenientes para comercializar su producto, brindando la posibilidad de que la empresa les permita almacenar la cantidad adecuada, para luego enviarla a su lugar de destino.

Desde julio del año pasado, cuando se inició la entrega a Pro Ají, los productores de Santa Clara han enviado alrededor de 15.000 kilos de ají tabasco al exterior.

A futuro los agricultores quieren que el procesamiento y la industrialización del producto se realice en el mismo sector.

En el caso de plagas, Montatixe indica que su labor consiste primero en visitar el lugar y, luego, recomendar el tipo de insecticidas que deben ser utilizados, con las respectivas dosis para evitar inconvenientes en las plantaciones.

Convertida en toda una agricultora y exportadora de ají tabasco, hoy Jenny recuerda que su primera cosecha fue infectada por plagas propias del cultivo. “Los gusanos cayeron en el ají, y las hormigas hicieron de las suyas en la plantación; hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance, pero se perdió la cosecha”.

Todo esto ya fue superado y al momento Jenny y sus colegas agricultores buscan consolidar una organización de productores de ají tabasco, para aumentar las hectáreas sembradas y que las exportaciones sean permanentes.

Fuente: El Telégrafo / agronegocios.com.ec

Ver más

Actualizada la última vez por agronegociosecuador Feb 8, 2015.

CALENDARIO LUNAR?

CLICK AQUI.

© 2017   Creada por agronegociosecuador.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio