Agronegocios Ecuador

.

La semilla de chía es diminuta, incluso más pequeña que un grano de ajonjolí. Algunas son negras, otras blancas, no huelen ni saben a nada y, si entran en el agua, engordan muchísimo, casi triplican su tamaño. Concentran el líquido de su alrededor y lo transforman en una especie de gel o mermelada, porque tienen una alto contenido de fibra soluble y una inmensa capacidad de absorción de líquidos.

La revista de salud Women’s Health cuenta que cada semilla absorbe 10 veces su peso en agua, por lo que tomarlas ayuda a que los deportistas se mantengan hidratados por una buena cantidad de tiempo. Algunos, como la maratonista ecuatoriana Luli Hernández, comen esta semilla todas las mañanas en el desayuno, junto a una mezcla de trigo, hojuelas de avena, salvado, linaza y leche con miel de abeja. Eso, cuando no hay carreras de por medio y regresan a comer después del entrenamiento. Pero cuando hay un maratón o algún otro reto deportivo, la cosa cambia. En esos casos, aunque no tome un desayuno completo, Hernández toma un par de cucharadas de la semilla antes de comenzar la carrera. Adquirió ese hábito hace dos años, cuando fue a Berlín a correr un maratón y le ofrecieron la chía por primera vez: “Entonces fue horrible, porque me la metí en la boca y fue un ahogo hasta que se disuelva”. Poco a poco ha aprendido a mezclarla con diversos alimentos para ingerirla.

La nutricionista Alegría Valdez, que se especializó en alimentación deportiva, considera que la chía es un excelente complemento alimenticio para la gente q ue hace deporte, porque es una semilla rica en antioxidantes y esto ayuda a equilibrar el organismo después de que se ha sobre oxigenado en actividades físicas. Su alto contenido de magnesio, calcio y omega 3 es la razón por la que recomienda a sus pacientes aumentar la chía en su dieta. Para gente que tiene problemas de hipertensión y consume medicamentos anticoagulantes, no la aconseja ya que debido a sus propiedades, según ella, el efecto de la medicina se podría inhibir y la persona podría desangrarse si se lastima.

La ventaja de esta semilla, según un estudio publicado en la revista estadounidense Sports Life, es que no necesita ser molida para optimizar sus valores nutricionales. Puede mezclarse con smoothies de frutas, jugos, sopas, yogur o ensaladas.

Ángela Rodriguez, profesora de pilates y deportista de aventura, ingiere alrededor de dos cucharadas de chía al día. La virtud que encuentra en ella es que no tiene sabor, por lo que puede combinarla con varios alimentos sin modificar su gusto y añadiendo una sensación crocante al plato. Ella busca la chía en el Camari, un mercado de comida orgánica ubicado al lado del mercado de Santa Clara. El precio de la semilla que venden ahí es más costoso que en otros mercados, pero ella prefiere gastar un poco más y asegurar que sea orgánica. Cuando no la encuentra porque la temporada es baja o porque los proveedores han dado prioridad al negocio de exportación, se preocupa de sustituir su valor alimenticio con semillas de amaranto y quinua. No siempre es lo mismo, pero así mantiene una alimentación balanceada. Ya que no come carne, necesita productos que sean ricos en proteína.

La miel de chía o las barras de esta semilla con avena, higos y frutos secos son otras opciones que se empiezan a ofrecer en el mercado nacional. Empresas como Kuna Chía, Green Health Chía Seeds o Semillas de Chía en los últimos meses han puesto un gran empeño en fortalecer la cultura de esta semilla en el país. Algunas de ellas han hecho convenios con ciertas empresas, como la panadería Baguette, para hacer panes con harina de chía, o como la compañía Grupo Superior, que propone hacer fideos. Incluso, Juan Jáuregui, propietario de la empresa de germinados Germinatu, ha decidido potenciar sus brotes de alfalfa con gel de chía. “Cultivar brotes de chía no nos conviene aún porque es muy costosa, pero vamos a hacer que nuestros productos se fortifiquen con el gel de esta semilla, que es muy rico en grasas, minerales y vitaminas naturales”.

Los puntos de venta hasta ahora han sido, sobre todo, tiendas de productos naturistas o delicatessens como Sybarite en Quito o Z Lifestyle Gallery en Cumbayá. A partir de principios de febrero, algunas de las marcas comenzarán a venderse en Fybeca y Supermaxi.

FIBRA

Del 18% al 30% de su valor alimenticio está compuesto por fibra, lo que ayuda a una buena digestión y a disminuir los niveles de colesterol en la sangre, así como también los niveles de azúcar.

CALCIO

Según el U.S. Department of Agriculture (USDA ), 100 gramos de semillas de chía contienen cinco veces el calcio asimilable que hay 100 gramos de leche de vaca.

MAGNESIO

Cada 100 gramos contienen 335 miligramos de magnesio. Es decir que una porción pequeña de semillas de chía hace 14 veces la cantidad de magnesio que tiene el brócoli, un alimento rico en este mineral.

ANTIOXIDANTES

Los antioxidantes más importantes que se pueden encontrar en la chía son el ácido clorogénico, el ácido cafeíco, la miricetina, el kaempferol, la quercitina y la vitamina E. Contienen tres veces la cantidad de antioxidantes que los arándanos.

CARBOHIDRATOS

Alrededor del 30% del contenido alimenticio de la chía está compuesto de carbohidratos. Por esta razón, genera un sentimiento de saciedad casi inmediato en el cuerpo.

PROTEÍNA

A comparación de cereales como el arroz o el maíz, la chía tiene un contenido de proteínas superior a los 17 gramos por cada 100 gramos. Es decir que duplica el valor proteico de la mayoría de las semillas.

HIERRO

Aunque no es una de sus mejores cualidades, la chía contiene alrededor de 17 gramos de hierro por cada 100 gramos de semillas. Esto quiere decir que tiene el doble de hierro que la espinaca.

Fuente: Diario "Hoy" / agronegocios.com.ec

Actualizada la última vez por agronegociosecuador Ene 21, 2015.

© 2017   Creada por agronegociosecuador.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio